Cuidados básicos de las plantas de interior

Cuidados básicos de las plantas de interior

¿Tus plantas de interior suelen ponerse amarillas o presentar un aspecto algo triste? ¿Acabas de adquirir una planta de interior y no sabes muy bien que cuidados necesita? Sigue leyendo porque a continuación te presentamos una cuidada recopilación de cuidados básicos para que puedas mantener tus plantas de interior unas condiciones óptimas.

Controla la luz

Nuestro primer consejo es que controles de forma eficiente la luz que van a recibir tus plantas. Normalmente las plantas de interior suelen marchitarse debido a la ausencia de luz. Algunas de ellas necesitarán poca, pero por lo general deberás colocarlas cerca de las ventanas, de los balcones, de algún tipo de vidriera... Es decir, que cuenten con luz para poder hacer la fotosíntesis. Por otro lado, la luz tampoco debe incidir de forma directa sobre las plantas de interior, pues si los rayos el sol caen sobre sus hojas es probable que se quemen.

Ten cuidado con el agua

En cuanto al riego, debes saber que como están dentro de casa no hay que regarlas tan frecuentemente, pero desde luego sí hay que hacerlo. Como sucede con las plantas de exterior, en verano habrá que regarlas más, pero desde luego el cambio no es tan drástico como con éstas, que invierno están sometidas al frío y en verano al sol intenso.

Humedad adecuada en el ambiente y temperatura óptima

Por otro lado, debes saber que las plantas de interior que se suelen utilizar en el hogar son normalmente plantas tropicales y por tanto necesitan mucha humedad ambiental. Hablamos por ejemplo de la costilla de Adán o del crotón. Normalmente cuando a tus plantas les falte humedad lo notarás., por ejemplo con las hojas secas por la punta. Para terminar con este problema lo mejor será realizar pulverizaciones bastante frecuentes mojando solamente las hojas a ser posible. Si no tienes tiempo para realizar estas pulverizaciones lo que puedes hacer es utilizar un plato con algo de grava, arcilla o similar para mantener el líquido y que vaya aportado humedad a la planta de forma progresiva durante más tiempo (fuente: Diari de Tarragona).

Además de la humedad ambiental también deberás revisar que tu planta cuente con la temperatura adecuada. Si la ubicas en un lugar con corrientes o con cambios muy bruscos de temperatura sin duda tu planta aquejará este punto y es probable incluso que se marchite. Lo mejor siempre será mantenerlas entre los 15 y los 25 grados, sin cambios extremos y bruscos. Tampoco se las debería ubicar cerca o debajo del radiador o de los aires acondicionados. Si las temperaturas son muy altas es mejor regarlas más para que estén húmedas, mientras que si el frío es excesivo puede ser interesante adquirir algún elemento con el que calefactarlas.

Cámbialas de maceta

Ten en cuenta que si quieres mantener tus plantas de interior en las mejores condiciones posibles, cuando empiecen a crecer vas a tener que cambiarlas de maceta porque el que las raíces estén apretadas no es bueno (solamente en algunas especies). Cuando las adquieras también te recomendamos que las cambies siempre a una maceta más amplia. Elige siempre el sustrato adecuado. Con el que suelen venir las plantas no suele ser suficiente porque es muy poco nutritivo y si se seca es muy difícil volver a lograr hidratarlo.

Abona tus plantas

Asimismo, existen otros muchos cuidados que puedes y debes hacer a tus plantas y sin duda el abonarlas puede ser realmente interesante y ayudarte a mantenerlas en un óptimo estado durante mucho más tiempo. Ten en cuenta que las reservas del sustrato que aportes a la planta cuando la ubiques en una maceta normalmente se pueden terminar bastante pronto. Es por esto que siempre deberás tener en cuenta que tu planta querrá seguir "comiendo". Si no le aportas el sustrato, abono o "alimento" que necesita es probable que acuse la falta de muchos nutrientes esenciales y enseguida empieces a notar los primeros síntomas en ellas. Ten en cuenta que esto será especialmente importante cuando la planta se encuentre creciendo, pero también es un punto que no deberías dejar de lado en la etapa de floración. Sobre todo si te gustaría conseguir y mantener una o varias plantas de interior en óptimas condiciones.

Compártelo en tu red social: